1950 Truman: «Italia es la llave de la seguridad americana»

El anticomunismo estadounidense ha dado origen a muchas de las tragedias que marcan la historia de la I República Italiana (1945-1993).

Las pruebas descubiertas durante la última década demuestran que el ejército Gladio, dirigido por los servicios secretos italianos, participó activamente en esa guerra no declarada, con la complicidad de los terroristas de extrema derecha. A falta de invasor soviético, las unidades paramilitares anticomunistas entrenadas por la CIA se dedicaron a la realización de operaciones internas destinadas a influir sobre la vida política nacional.

Una investigación parlamentaria a la que el Senado italiano confió la misión de aclarar la cuestión del Gladio así como una serie de misteriosos atentados concluyó al final de la guerra fría que, en Italia,

La CIA se apoyó en el anticomunismo visceral de la mafia para controlar Italia» [3].

En un documento altamente secreto del NSC (el Consejo de Seguridad Nacional estadounidense), firmado por el propio Truman el 21 de abril de 1950, el presidente subrayaba que «Italia es la llave de la seguridad americana», Estados Unidos debe por lo tanto «estar dispuesto a utilizar todo su poder político, económico y, de ser necesario, militar» para combatir al PCI [30].

«En caso de que los comunistas lograsen entrar al gobierno de forma democrática o si ese gobierno tuviese que dejar de oponerse firmemente al comunismo dentro y fuera del país, Estados Unidos tiene que prepararse para tomar las medidas necesarias», señalaba Truman e incluso mencionaba explícitamente la posibilidad de una invasión si «parte del territorio italiano cayese bajo el dominio comunista como consecuencia de una insurrección armada».

Al aproximarse las elecciones, el plan concebido por Estados Unidos preveía:

fase 1, el fortalecimiento de «la presencia militar americana en el Mediterráneo»

fase 2, «la fase de alerta», las tropas estadounidenses tenían que invadir Italia a «petición del gobierno italiano y después de consultar con Gran Bretaña y con los demás países de la OTAN».

Incluso antes del fin de la guerra, el propio jefe de la OSS en Italia, Earl Brennan, había mediado ante el secretario estadounidense de Justicia para que éste último redujera la pena de 50 años de cárcel contra Charles «Lucky» Luciano. Su objetivo era poner en práctica un acuerdo secreto.

A cambio de su libertad, Luciano proporcionaba al ejército estadounidense una lista de los más influyentes mafiosos sicilianos que apoyarían el desembarco estadounidense de 1943 en Sicilia [4].

Después de la guerra, la CIA,

«puso especial interés en conservar aquella amistad secreta con la mafia siciliana» y fue así que «en nombre de la lucha contra el comunismo en Italia y en Sicilia, los americanos dejaron la isla en manos del hampa que todavía la controla hoy en día» [5].

.Fue por eso que Londres y Washington decidieron cambiar de política dejando de aportar su ayuda a los partisanos italianos, en su mayoría comunistas, que gozaban de cierto prestigio entre la población debido a su heroica resistencia contra el fascismo.

«Ese cambio de política fue vivamente desaprobado» por los oficiales de enlace británicos y estadounidenses que habían luchado tras las líneas enemigas junto a los comunistas italianos y «por los propios italianos» [6].

El descontento creció todavía más cuando los comunistas italianos vieron como sus antiguos aliados reclutaban en secreto a fascistas, notaron la presencia de miembros de la extrema derecha en el aparato del Estado y comprobaron que,

«el virulento anticomunismo que había servido de base a los fascistas para alcanzar el poder era ahora una cualidad muy apreciada» [7].

«Es probable que grupúsculos de extrema derecha fuesen reclutados e integrados a la red stay-behind para que nos avisaran si se preparaba una guerra», confirmó posteriormente Ray Cline, director adjunto de la CIA desde 1962 hasta 1966, en un reportaje sobre el Gladio.

«Desde esa óptica, la utilización de extremistas de derecha, no con fines políticos sino con fines de inteligencia, no me parece representar un problema.» [8]

Sin embargo, en vez de limitarse a la búsqueda de información, esos elementos recibieron realmente las llaves del poder.

Estados Unidos convirtió la DCI (la Democracia Cristiana Italiana) en una muralla contra el comunismo,

«una colección de colaboracionistas, de monárquicos y de fascistas convencidos» [9].

Alcide De Gasperi, proveniente de la DCI, fue nombrado primer ministro y dirigió 8 gobiernos sucesivos entre 1945 et 1953 [10].

«A falta de una verdadera purga, la vieja burocracia fascista logró mantenerse.» [11]

El primer ministro De Gasperi y el ministro del Interior Mario Scelba supervisaron personalmente,

«la reintegración de funcionarios profundamente comprometidos con el régimen fascista» [12].

El príncipe Valerio Borghese, conocido como «el Príncipe Negro»,

fue uno de los fascistas más notorios reclutados por Estados Unidos.

El príncipe Valerio Borghese, conocido como «el Príncipe Negro», fue uno de los fascistas más notorios reclutados por Estados Unidos. A la cabeza de la Decima MAS (XMAS), una fuerza de élite de 4 000 hombres creada en 1941 y puesta a los órdenes de los nazis, el príncipe había dirigido una campaña de exterminio contra los miembros de la resistencia bajo la República de Saló y se había especializado en la persecución y ejecución de comunistas italianos.
(...)
Años más tarde se descubrió hasta qué punto el Venerable de la logia Propaganda Due, Licio Gelli, y la CIA habían manipulado la vida política italiana con el objetivo de impedir que los comunistas tuviesen acceso al poder.

En abril de 1981, en el marco de una investigación criminal, magistrados milaneses realizaron un registro en la residencia de Licio Gelli en Arezzo y descubrieron allí los expedientes de la logia P2, cuya existencia se ignoraba hasta aquel momento.

Una investigación parlamentaria dirigida por Tina Anselmi reveló posteriormente, para sorpresa del pueblo italiano, que la lista de miembros de la logia anticomunista secreta P2 incluía al menos 962 nombres y estimaba los efectivos de la organización en alrededor de 2 500 personas.

En aquel verdadero «Who’s Who en Italia» no sólo se encontraban los individuos más conservadores sino también los más influyentes del país:

52 oficiales superiores del cuerpo de carabineros
50 altos oficiales del ejército italiano
37 responsables de la brigada financiera
29 oficiales superiores de la Marina italiana
11 prefectos de policía
70 industriales extremadamente ricos y poderosos
10 directores de bancos
3 ministros en funciones
2 ex ministros
1 presidente de partido político
38 miembros del parlamento
14 altos magistrados

En la lista figuraban también individuos situados en categorías un poco más bajas dentro de la jerarquía social, como alcaldes, directores de hospitales, abogados, notarios y periodistas.

El nombre más célebre que figuraba en aquella lista es el de Silvio Berlusconi, electo presidente del Consejo en mayo de 2001 – ¡Vaya coincidencia! –, casi exactamente 20 años después del descubrimiento de la existencia de Propaganda Due [65].

«Hemos llegado a la conclusión definitiva de que la soberanía italiana está limitada por la injerencia de los servicios secretos estadounidenses y de la masonería internacional», declaró Antonio Bellochio, miembro comunista de la comisión Anselmi, quien también deploró, en época de la presidencia de Reagan, que los parlamentarios no se hubiesen ocupado de investigar además los vínculos que unían a la logia P2 con Estados Unidos.

«Si la mayoría de los miembros de la comisión hubiera aprobado nuestro análisis, no hubiesen tenido otro remedio que admitir que no son más que títeres en manos de los estadounidenses y dudo que lo acepten.» [66]

El informe de la investigación resaltaba también que si bien la masonería estaba presente en Alemania, España, Francia, Argentina, Australia, Uruguay, Irlanda, Grecia, Indonesia y en la mayoría de los países del mundo, su verdadera casa madre se encontraba en Estados Unidos, donde contaba no menos de 5 millones de miembros [67].

«Si la democracia es un sistema de reglas y de procedimientos que definen el marco de la acción política, ¿qué sucede cuando se inserta otro sistema, con sus reglas misteriosas, sus procedimientos ocultos, su inmenso poder y su capacidad para protegerse de las instituciones legales tras un muro de secreto?», se interrogaban los parlamentarios al denunciar también «la peligrosidad de ese tipo de actividad extraparlamentaria» [68].

El gobierno paralelo anticomunista P2 y el ejército paralelo anticomunista Gladio, financiados ambos por Estados Unidos, trabajaron en estrecha colaboración durante la I República Italiana.

Licio Gelli, quien después del descubrimiento de la logia P2 logró escapar al arresto refugiándose en Sudáfrica, confirmó con orgullo al final de la guerra fría que el ejército secreto se componía de anticomunistas furibundos.

«Buena parte de ellos habían combatido como mercenarios en la guerra civil española o habían servido bajo la república fascista de Saló. Sólo reclutaban anticomunistas comprobados. Sé que se trataba de una organización muy estructurada. Si la influencia de los comunistas se hubiese extendido en Italia, nosotros –con la ayuda de los estadounidenses– habríamos librado una nueva guerra con las armas que nos habrían sido proporcionadas en grandes cantidades.» [69]

Los miembros del Gladio estaban bien pagados, explicó Gelli, ya que Estados Unidos invertía en abundancia en la red:

«Los estadounidenses les ofrecían mucho dinero, el equivalente de un salario muy bueno. Además, garantizaban un apoyo financiera a las familias de los miembros del Gladio muertos en combate.» [70]

Gelli explica también la doble función del ejército secreto:

«El objetivo del Gladio y de las organización similares que existían en todos los países de Europa occidental era contrarrestar una invasión del Ejército Rojo o un posible golpe de Estado de un partido comunista.»

«El hecho que el PCI nunca lograra llegar al poder en todos estos años, a pesar de sus repetidos intentos, se debe a la organización Gladio.» [71]

Haciendo referencia de forma implícita a los numerosos atentados perpetrados en Italia, el documentalista Francovich le preguntó a Gelli:

«¿Hasta dónde estaban ustedes dispuestos a llegar en su campaña contra el comunismo?»

A lo que Gelli respondió vagamente:

«Ah, el comunismo era el enemigo número 1. [Silencio] Nosotros éramos una asociación de creyentes. No tolerábamos a los no creyentes. Queríamos frenar el impulso del comunismo, erradicar el comunismo, combatir el comunismo.» [72]

Como después de la muerte de Kennedy y durante la presidencia de Lyndon Johnson, los comunistas y los socialistas italianos seguían gozando de gran popularidad y seguían obteniendo buenos resultados en las elecciones, la derecha italiana y la CIA prosiguieron su guerra secreta.

En 1965, después del éxito de la Operación Piano Solo, el comandante del Gladio Renzo Rocca organizó, por orden de la CIA y del SIFAR, un congreso de la extrema derecha en Roma sobre el tema de,

«la contrarrevolución armada» y «la defensa de Italia contra el comunismo por todos los medios necesarios».

El Instituto Alberto Pollio, un grupo de reflexión de derecha, sirvió de cobertura al SIFAR y a la CIA para la celebración del congreso en el lujoso hotel Parco del Principi, en Roma, del 3 al 5 de mayo de 1965.

Los militantes de extrema derecha allí presentes concluyeron que,
«la Tercera Guerra Mundial ya comenzó, aunque se esté librando a un bajo nivel de intensidad militar».

Entre los oradores, Eggardo Beltrametti subrayaba que:
«Es una lucha a muerte y estamos decididos a erradicar el comunismo por todos los medios. Preferiríamos conformarnos con métodos no violentos, pero no podemos excluir el considerar otras formas de lucha.» [73]

http://www.bibliotecapleyades.net/sociopolitica/sociopol_waronterro...

Visitas: 154

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Contraperiodismo Mátrix para añadir comentarios!

Participar en Contraperiodismo Mátrix

Sobre

drmatrix creó esta red social en Ning.

Última actividad

yef garcia ha comentado la entrada de blog La creación es conciencia infinita (inteligencia) - aproximación científica, yoguica y conspirativa, y por qué los malos apoyan la idea materialista del universo de Dharmaviira
"nose por que me llego esta idea cuando lei este post en especial la parte del orden, buen post gracias por la informacion "
Hace 20 horas
Manendra Quetzalcóatl Muad'Dib y TLAHTOANI son ahora amigos
Martes
Realistanoico ha comentado la entrada de blog JAPAMIERDA ES BASURA ES UN IMPOSTOR Y NO ES DE AM SALID DE SU GRUPOS de wassap de drmatrix
"Donde encuentro sus videos u otras cosas....  a los mitomanos se los reconoce con facilidad y me gustaria ver al tipo ese,,,"
Lunes
Roswell1947 ha comentado la entrada de blog JAPAMIERDA ES BASURA ES UN IMPOSTOR Y NO ES DE AM SALID DE SU GRUPOS de wassap de drmatrix
"Están las plataformas de reproducción de vídeos, noticias, etcétera llena de desinformación, engañabobos, y demás gentuza, desde que naciera internet hasta nuestros días a ido creciendo, y en…"
Lunes
Roswell1947 ha comentado la entrada de blog TÉCNICAS DE EVASIÓN Y CAMUFLAJE de Roswell1947
"Gracias Luis."
Lunes
Pureza do Rio ha publicado un vídeo
Lunes
Realistanoico ha comentado la entrada de blog JAPAMIERDA ES BASURA ES UN IMPOSTOR Y NO ES DE AM SALID DE SU GRUPOS de wassap de drmatrix
"Perdon la ignorancia, quien es el aludido personaje?¿"
Lunes
drmatrix y Riqenia Savinon son ahora amigos
Lunes

- Ultimas Entradas ContraPeriodismo

© 2021   Creado por drmatrix.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio