Tratamientos individualizados de cáncer con bicarbonato

El oncólogo italiano Dr. Tullio Simoncini utiliza con éxito el bicarbonato sódico diluido con agua para detener el crecimiento de los tumores cancerígenos. Sencillamente, el bicarbonato corrige el desequilibrio del pH necesario para que las células cancerígenas no sean atacadas por los neutrófilos.

El Dr. Tullio dice que no puede formarse un tumor si previamente no existe un pH ácido en el organismo, confirmando lo dicho en este blog en el artículo Cáncer, capítulo 1. El Doctor Otto Warburg, premio Nobel en 1931, ya demostró que el pH ácido y la falta de oxigeno son factores determinantes en el inicio de cualquier cáncer.

Como desencadenante del cáncer señala a los hongos cándida.  Ya se ha explicado en este blog las graves enfermedades que puede producir la proliferación descontrolada de cándida en el organismo Tratamiento de los hongos Cándida

Como ocurre en estos casos, la justicia ha prohibido ejercer al Dr. Tullio por atreverse a afirmar tales cosas. Y ello a pesar de que el bicarbonato es usado frecuentemente para tratar decenas de problemas graves, aunque el público desconozca todos sus usos.

Conclusión: El bicarbonato es demasiado barato para tratar el cáncer y no se puede patentar. Esto lo inhabilita para que entre dentro del arsenal terapéutico del cáncer.

Aquí se pueden ver unos vídeos que puse hace tiempo de este doctor  Hongos Cándida y cáncer 

TRATAMIENTO DE CADA TIPO DE CÁNCER

Cáncer de boca

Colocar una cucharilla de las de café de bicarbonato de sodio en un vaso de agua templada.
Verificar si está salada.
Acostarse en la cama.
Mantener en la boca la solución con bicarbonato de sodio sin tragarla, rotando 90º cada 15 minutos, una hora en total.
O sea, colocarse en todas las posturas: de espaldas, sobre el costado izquierdo, de bruces, sobre el costado derecho
3 veces por día, durante 6 días.
3 días de pausa.
Realizar el ciclo entero de 9 días por 4 veces.
Enjuagar siempre con bicarbonato de sodio después de cada comida.
Ampolla de suero de 500 cc de bicarbonato de sodio 5% (que se ha de hacer en 1 hora), 6 días sí y 6 no, en 4 ciclos.

Efectos colaterales: en caso de quemazón o irritación suspender durante 1 día la aplicación y enjuagar con agua salada (una cucharilla de las de café para un vaso) dos veces al día.
En caso de sed excesiva y acentuado cansancio, beber muchos líquidos, aunque con azúcar, y salar más los alimentos.
Utilizar integradores alimentarios conteniendo potasio y magnesio.

Cáncer de conjuntiva 

Colocar una cucharilla de las de café de bicarbonato de sodio en un vaso de agua templada.
Verificar si está salada.
Acostarse en la cama.
Con un cuentagotas de colirio colocar una gota en la conjuntiva cada 3 minutos, 3-4 veces.
1 vez por día durante 6 días.
Hacer una pausa de 3 días.
Realizar el ciclo entero de 9 días por 4 veces.
Efectos colaterales: en caso de irritación, suspender el tratamiento durante un día.
Colocar 2 gotas de agua salada (una cucharilla de las de café para un vaso) dos veces al día.
 

Melanoma de coroides

Colocar una cucharilla de las de café de bicarbonato de sodio en un vaso de agua templada.
Verificar si está salada.
Acostarse en la cama.
Con un cuentagotas de colirio colocar una gota en la conjuntiva cada 3 minutos, 3-4 veces.
1 vez por día durante 6 días.
Hacer una pausa de 3 días.
Realizar el ciclo entero de 9 días por 4 veces.
Efectos colaterales: en caso de irritación, suspender el tratamiento durante un día.
Colocar 2 gotas de agua salada (una cucharilla de las de café para un vaso) dos veces al día.

Cáncer de esófago

Colocar una cucharilla de las de café de bicarbonato de sodio en un vaso de agua templada.
Verificar si está salada.
Beber toda la solución.

Acostarse en la cama. Rotar 90º cada 15 minutos, tiempo total una hora
O sea, colocarse en todas las posturas: de espaldas, sobre el costado izquierdo, de bruces, sobre el costado derecho.
Se hará 2 veces al día antes del almuerzo y de la cena, durante 1 mes.
1 semana de reposo.
Repetir el ciclo completo 2 veces.
Ampolla de suero de 500 cc de bicarbonato de sodio 5% (que se ha de hacer en 1 hora), 6 días sí y 6 no, en 4 ciclos.

Efectos colaterales: en caso de sed excesiva y acentuado cansancio, beber muchos líquidos, aunque con azúcar, y salar más los alimentos.
Utilizar integradores alimentarios conteniendo potasio y magnesio.

Cáncer de estómago

Colocar una cucharilla de las de café de bicarbonato de sodio en un vaso de agua templada.
Verificar si está salada.
Beber toda la solución.

Acostarse en la cama. Rotar 90º cada 15 minutos, tiempo total una hora
O sea, colocarse en todas las posturas: de espaldas, sobre el costado izquierdo, de bruces, sobre el costado derecho.
Se hará 2 veces al día antes del almuerzo y de la cena, durante 1 mes.
1 semana de reposo.
Repetir el ciclo completo 2 veces.
Ampolla de suero de 500 cc de bicarbonato de sodio 5% (que se ha de hacer en 1 hora), 6 días sí y 6 no, en 4 ciclos.

Efectos colaterales: en caso de sed excesiva y acentuado cansancio, beber muchos líquidos, aunque con azúcar, y salar más los alimentos.
Utilizar integradores alimentarios conteniendo potasio y magnesio.
 

Cáncer de laringe 

Colocar una cucharilla y media de las de café de bicarbonato de sodio en ½ litro de agua templada.
Verificar si está salada.
Colocar medio litro de solución en inhalador rápido.
Hacer una inhalación 6 días sí y 6 no, en 4 ciclos.
Ampolla de suero de 500 cc de bicarbonato de sodio 5% (que ha de hacerse en 1 hora), 6 días sí y 6 no, en 4 ciclos.
Por tanto, 6 días de inhalaciones y 6 días de suero, de forma alterna.

Colocar una cucharilla de las de café de bicarbonato de sodio en 1 vaso de agua templada.
Verificar si está salada.
Acostarse en la cama
Mantener en la boca la solución con bicarbonato de sodio sin tragarla, rotando 90º cada 15 minutos, una hora en total.
O sea, colocarse en todas las posturas: de espaldas, sobre el costado izquierdo, de bruces, sobre el costado derecho 2 veces al día, antes del almuerzo y de la cena, durante 1 mes.


Efectos colaterales: en caso de sed excesiva y acentuado cansancio, beber muchos líquidos, aunque con azúcar, y salar más los alimentos.
Utilizar integradores alimentarios conteniendo potasio y magnesio.

Cáncer de ojo

 

Colocar una cucharilla de las de café de bicarbonato de sodio en un vaso de agua templada.
Verificar si está salada.
Acostarse en la cama.
Con un cuentagotas de colirio colocar una gota en la conjuntiva cada 3 minutos, 3-4 veces.
1 vez por día durante 6 días.
Hacer una pausa de 3 días.
Realizar el ciclo entero de 9 días por 4 veces.
Efectos colaterales: en caso de irritación, suspender el tratamiento durante un día.
Colocar 2 gotas de agua salada (una cucharilla de las de café para un vaso) dos veces al día.

Cáncer de recto 

4 cucharas de las de sopa de bicarbonato de sodio en 2 libros de agua templada.
Verificar si está salada.
Realizar aplicación de lavado rectal (enema) lentamente, acostado en la cama
Colocar 2 almohadas bajo la pelvis.

Tras el enema, reteniendo la solución en el intestino, rotar 90º cada 15 minutos, tiempo total una hora
Realizar un enema 6 días sí y 6 no, en 4 ciclos.
Ampolla de suero de 500 cc de bicarbonato de sodio 5% (que ha de hacerse en 1 hora), 6 días sí y 6 no, en 4 ciclos.
Por tanto, 6 días enema y 6 días suero, alternados.

Efectos colaterales: en caso de irritación, dolor y ligera pérdida de sangre, suspender durante 2 días los enemas y realizar 1 enema por día con 1 litro de agua + ½ cucharada de sal.
En caso de sed excesiva y acentuado cansancio, beber muchos líquidos, aunque con azúcar, y salar más los alimentos.
Utilizar integradores alimentarios conteniendo potasio y magnesio.

Cáncer de útero

8 cucharas de las de sopa de bicarbonato de sodio en 4-5 litros de agua templada.
Verificar si está salada.
Colocarse en la bañera como en plano inclinado, con la pelvis más alta respecto de la espalda.
Introducir lentamente la solución en la vagina con la pera de goma.
Durante el lavado rotar 90º cada 15 minutos, tiempo total una hora.

O sea, colocarse en todas las posturas: de espaldas, sobre el costado izquierdo, de bruces, sobre el costado derecho.
Hacer la lavativa durante 2 meses, iniciándola a partir del término de las menstruaciones, suspendiéndola durante las menstruaciones sucesivas.
Ampolla de suero de 500 cc de bicarbonato de sodio 5% (que ha de hacerse en 1 hora), 6 días sí y 6 no, en cuatro ciclos.

Efectos colaterales: en caso de irritación, dolor y ligera pérdida de sangre, suspender durante 2 días las lavativas y efectuar la misma operación utilizando 5 cucharadas de sal en 5 litros de agua durante 2 días.
En caso de sed excesiva y acentuado cansancio, beber muchos líquidos, aunque con azúcar, y salar más los alimentos.
Utilizar integradores alimentarios conteniendo potasio y magnesio.

Cáncer de vagina 

8 cucharas de las de sopa de bicarbonato de sodio en 4-5 litros de agua templada.
Verificar si está salada.
Colocarse en la bañera como en plano inclinado, con la pelvis más alta respecto de la espalda.
Introducir lentamente la solución en la vagina con la pera de goma.
Durante el lavado rotar 90º cada 15 minutos, tiempo total una hora.

O sea, colocarse en todas las posturas: de espaldas, sobre el costado izquierdo, de bruces, sobre el costado derecho.
Hacer la lavativa durante 2 meses, iniciándola a partir del término de las menstruaciones, suspendiéndola durante las menstruaciones sucesivas.
Ampolla de suero de 500 cc de bicarbonato de sodio 5% (que ha de hacerse en 1 hora), 6 días sí y 6 no, en cuatro ciclos.

Efectos colaterales: en caso de irritación, dolor y ligera pérdida de sangre, suspender durante 2 días las lavativas y efectuar la misma operación utilizando 5 cucharadas de sal en 5 litros de agua durante 2 días.
En caso de sed excesiva y acentuado cansancio, beber muchos líquidos, aunque con azúcar, y salar más los alimentos.
Utilizar integradores alimentarios conteniendo potasio y magnesio.

Cáncer de vejiga

Con la ayuda de un enfermero(a) posicionar un catéter dentro de la vejiga.
Introducir 150-200 cc de bicarbonato de sodio 5% en la vejiga.
Cada día durante 5 días, a continuación un día sí y otro no, durante 2 semanas.
4-5 días de pausa.
Repetir el ciclo completo.
Efectuar el lavado de la vejiga lentamente, acostado en la cama con dos almohadas bajo la pelvis.
Después del lavado rotar 90º cada 15 minutos, tiempo total una hora.
O sea, colocarse en todas las posturas: de espaldas, sobre el costado izquierdo, de bruces, sobre el costado derecho reteniendo la solución en la vejiga.
Ampolla de suero de 500 cc de bicarbonato de sodio 5% (que ha de hacerse en 1 hora), 6 días sí y 6 no, en 4 ciclos.

Efectos colaterales: en caso de irritación, dolor y ligera pérdida de sangre, suspender durante 2 días las lavativas y efectuar 1 lavado al día con ½ litro de agua + media cucharada de sal.
En caso de sed excesiva y acentuado cansancio, beber muchos líquidos, aunque con azúcar, y salar más los alimentos.
Utilizar integradores alimentarios conteniendo potasio y magnesio.
 

En todos los casos que aconseja beber muchos líquidos aunque contengan azúcar, yo recomiendo beber agua destilada o zumos naturales recién exprimidos. El azúcar es un buen pienso de engorde para los hongos cándida.

https://esdesalud.wordpress.com/2010/08/31/tratamientos-individualizados-de-cancer-con-bicarbonato/

mas info:

dr. Simoncini

http://www.curenaturalicancro.com/es/

 

Manual Naturista Del Cancer

http://www.manualnaturistadelcancer.com/

Bicarbonato de Sodio y Limón para prevenir el Cáncer!

http://www.youtube.com/watch?v=IiKMK6Zc5Zc

Matando de hambre al Cáncer quitando un solo alimento: El Azúcar Refinado

http://www.youtube.com/watch?v=WkrJkRfilNI&index=30&list=PL...

Visitas: 1190

Respuestas a esta discusión

El cáncer: Casos de curación

Por Dra. Kristina Nolfi

Kristina NolfiGeneralmente, los enfermos de cáncer sufren durante años de catarro gástrico y estreñimiento. El cáncer es la fase final a la que llega un organismo demasiado acidificado y degenerado.

Si el cáncer se descubre en su principio, el consumo constante de frutas y verduras crudas puede, en muchos casos, mantenerlo a raya, incluso durante años (es mi propio caso). Si es descubierto en una fase ulterior, el consumo de frutas y verduras crudas puede ayudar a reducir los dolores y prolongar la vida, aunque, salvo excepción, no puede salvarla.

Ciertos científicos piensan que el cáncer es una enfermedad de la sangre, y que cuando se tiene es para toda la vida. El endurecimiento sería una manifestación local. Debo relatar aquí el caso de tres pacientes que tuve este verano.

frutas y vegetales 5El primero es el de una mujer de 38 años, que tenía en el seno un endurecimiento del grosor de una avellana. Había consultado a su médico, y éste decidió que había que operar: Quitar un seno y raspar el hueco de la axila.

Durante los diez días que precedieron a la operación, esta mujer permaneció en Humlegaarden alimentándose sólo de frutas y verduras crudas acompañadas de mucho ajo. A su regreso fue de nuevo a ver al médico. Esta vez se descubrió que el tamaño del endurecimiento era como el de un grano de arroz. Así se libró de la operación. La enferma aún se alimenta de frutas y verduras crudas, ha perdido diez kilos, parece diez años más joven y se siente mucho mejor que antes.

El segundo caso es el de una mujer de 49 años. Estuvo en mi casa poco antes de que descubrieran en su seno una induración del grosor de un grano de nuez. Esto la afectó terriblemente. Le propuse que se quedase en mi casa para ver lo que un régimen de Frutas y verdurasfrutas y verduras crudas podía hacer por ella, pero el miedo la empujó a ir al médico que le dijo: “Debe usted volver a Bergen y ser operada inmediatamente”. Ella le preguntó si creía que un régimen a base de frutas y verduras crudas podría ayudarla. Él le respondió que apostaría su cabeza a que no. Sin embargo, la enferma decidió quedarse en mi casa durante dos semanas. Después de 6 días, me pidió que mirase cómo estaba el bulto. Lo encontré, pero su grosor había disminuido hasta ser como la cabeza de un alfiler.

Unos días después fue a ver al doctor que había consultado antes. Lo primero que exclamó el médico fue: “¿Cómo, todavía no fue a operarse?”. Ella respondió que deseaba que la examinase antes de ir. Cuando regresó a verme me dijo: “Debería usted haberle visto con la boca abierta cuando no pudo encontrarlo”. Se debe evitar apostar la cabeza por cosas que ignoramos.

fRUTAS Y VERDURAS PALMETTIEl tercer caso es el de una mujer sueca de 82 años, que tenía en el seno un bulto del grosor de una nuez. Al cabo de cuatro semanas de estar en mi casa, ese tumor disminuyó hasta alcanzar el tamaño de un guisante. Tres semanas más tarde, me escribió contándome que el bulto había desaparecido por completo.

Tuve algunos enfermos más de cáncer, comprobado con el microscopio o, como en el caso del cáncer de estómago, en el curso de una operación anodina, que siguen viviendo y trabajando.

Nuestro tratamiento ha sido aplicado al cáncer de recto, de intestino grueso, de abdomen, de estómago y en un caso de tumor primario de pulmón, probablemente canceroso.Los alimentos vivos

Extraído del libro: “Los alimentos vivos”

Autores: Christian Jaime, Kristina Nolfi y Joseph Pichon.

Pág.117 y 118

 

Sobre la Dra. Kristina Nolfi

Kristina Nolfi 3La Dra. Kristina Nolfi murió en 1957 a la edad de 76 años. Aquejada a los 59 años de un cáncer que debía serle fatal en unos pocos meses, se salvó gracias a la aplicación rigurosa de un régimen compuesto exclusivamente de frutas y hortalizas crudas, así como a no haber seguido ningún tratamiento médico: “Como médico, estaba lo suficientemente bien informada como para no estar dispuesta a someterme al tratamiento utilizado en estos casos”. En sus textos advierte sobre el peligro de la biopsia que, al abrir los vasos sanguíneos, ayuda a que el cáncer se difunda.

Después de lograr su propia curación, abrió una casa de reposo en la que atendió y curó a miles de enfermos –muchos de ellos diagnosticados incurables- mediante el régimen de vegetales crudos.

Las autoridades médicas de su país (Dinamarca) le entablaron varios pleitos y la obligaron a renunciar a ejercer como médico, lo que no le impidió seguir adelante en su casa de reposo Humlegaarden.

Sus escritos son una esperanza para todos los enfermos que, con toda la razón, ya no confían en la medicina.

Cáncer: Entrevista al Dr. Alberto Martí Bosch

 

“Para solucionar un problema, primero hay que entenderlo”

Ex oncólogo pediátrico, el Dr. Alberto Martí Bosch dictó en el III Congreso Internacional sobre Tratamientos Complementarios y Alternativos en Cáncer que acaba de celebrarse, una magistral ponencia en la que situó como elementos fundamentales -no únicos- del tratamiento de cualquier enfermedad -cáncer incluido- una alimentación cuya base sean las verduras y las frutas, una dieta hiposódica, una desintoxicación profunda del organismo usando básicamente infusiones de hierbas y baños calientes con sal marina; tratamiento que aún se puede complementar con otras terapias dependiendo de cada situación particular. Hemos hablado de ello con él.

Los seres humanos afrontamos desde hace unas décadas las llamadas “enfermedades” como una auténtica guerra que hay que librar contra sus “responsables”, agresores externos (bacterias, virus, hongos, parásitos, priones…) a los que hay que combatir. Y por eso los médicos utilizan hoy un lenguaje eminentemente bélico y hablan de “librar combates”, de hacer la “guerra a la enfermedad”, de “enemigos a combatir”, de “ataques” -sistémicos o localizados-, de “victorias” y “derrotas. Y por razones obvias otro tanto pasa con el lenguaje con el que se describen las técnicas “médicas” –por eso hablan de cortar, quemar, destruir, bloquear, eliminar…- así como de las ”armas” para hacerlo, cuyo conjunto se define de hecho como “arsenal” terapéutico.

Incluso en el ámbito del cáncer porque también los tumores se ven como algo patógeno, como la causa del descontrol de un grupo de células anárquicas que amenazan con extenderse por el resto del organismo hasta ocasionar su destrucción –reminiscencia de quienes aún defienden que hay que mantener el control social a toda costa y no permitir la anarquía-, “amenaza” que justifica pues el uso de todo tipo de acciones bélicas de carácter agresivo aunque por ello haya “víctimas colaterales” (las células “sanas”).

¿Y a dónde nos ha llevado esta visión de la “falta de salud”? A no saber curar prácticamente ninguna de las llamadas “enfermedades”. Quizás porque en realidad ni existan ni haya “enemigos que combatir”. Por otra parte, aún si fuera así, si éstos existieran, la táctica de agredir nuestro propio organismo con el absurdo argumento de que así lo ayudamos, es sencillamente estúpido.

Entre quienes así lo piensan hoy está el doctor Alberto Martí Bosch, quien tras compartir durante algún tiempo la filosofía dominante entre la clase médica llegó un día a la conclusión de que lo mejor que puede hacerse ante cualquier proceso patológico es ayudar al organismo a que afronte por sí mismo el problema, potenciando su sistema inmune y llevándolo a un estado de equilibrio y armonía idóneos mediante una desintoxicación profunda y una adecuada nutrición. Aunque no renuncie, cuando entiende que hace falta, a combatir los tumores que crecen y ponen en peligro la vida -por impedir en un momento dado el correcto funcionamiento de un órgano- con tácticas más inteligentes y menos agresivas. ¿Cómo? Aplicando a la Medicina la Poliorcética o arte del asedio.

Díganos, doctor, ¿cómo es posible pasar de la práctica de la Oncología pediátrica a la práctica de la Medicina Natural teniendo en cuenta las enormes diferencias que ambas mantienen sobre el abordaje del cáncer?

Bueno, yo diría que la Medicina Natural no se lleva mal con la Oncología sino que son determinados sectores los que andan enfrentados. Yo he estudiado y trabajado en la medicina académica. Pero esta medicina que estoy practicando hoy es tan académica como la que me enseñaron en la facultad. Es cierto que es un tipo de medicina que no me enseñaron en la universidad porque se ha preferido ignorarla, pero está ahí y por eso la he podido aprender. Luego, ¿qué me hizo pasar de una medicina a otra? Cuando estás en una planta de hospital viendo a diario a niños tratados con quimioterapia vomitando y pidiéndote a gritos que no les pongas la quimio, que la rechazan de plano por lo mal que se encuentran después, y te imploran “Por favor, Alberto no me hagas esto” llega un momento en el que te planteas qué estás haciendo realmente con ese niño. Si tu intención es que vaya mejor, si quieres ayudarle a superar una leucemia, un linfoma o un sarcoma pero te das cuenta de que le estás sometiendo a un sufrimiento enorme empiezas a buscar la mejor manera de conseguir que ese niño sufra menos obteniendo el máximo beneficio posible del tratamiento que se le está aplicando. Y eso fue lo que me llevó a indagar en los campos de la Medicina Natural, saber de qué manera podría ayudar al paciente oncológico a mejorar sin interferir con el tratamiento propuesto en el ámbito de la medicina académica, la que te enseñan en la facultad cuando tienes 20 años.

¿Se compensaba al menos el sufrimiento de los niños con los resultados?

Los resultados que obteníamos eran muy desalentadores. Estoy hablando de hace 30 años, de cuando acabé la carrera. El índice de mortalidad y el índice de sufrimiento del paciente sometido a tratamientos de quimioterapia eran muy elevados. Todos los miembros del equipo llegamos a tener crisis personales. Veías cómo la gente que estaba contigo (compañeros, enfermeras, auxiliares…) terminaban deprimiéndose pronto, tiraban la toalla y se iban. Otros nos quedamos pensando que cuando no hay nada que hacer es precisamente cuando más hay que hacer porque es obligado empezar a buscar. Si con lo que hago no obtengo buenos resultados, me decía, debo encontrar algo nuevo. Esa inquietud es la que te lleva a avanzar.

Y eso es lo que ha hecho que a lo largo de más de dos décadas haya ido desarrollando una propuesta de tratamiento holístico, integral, con el que sabemos que -sobre todo en el último año- está consiguiendo muy buenos resultados.

Lo he dicho siempre y lo repito: yo no curo a nadie. Lo que hago es dar al paciente una guía que le ayude a llegar a buen puerto. Eso sí, es verdad que con el tiempo lo que inicialmente era un mero proyecto de trabajo dedicado a ayudar al paciente a que tolerase mejor la quimioterapia y a conseguir potenciar sus efectos, terminó derivando en una vía para provocar la apoptosis celular y conseguir que la célula cancerosa muera por sí misma. Y cada vez con más frecuencia veo casos en los que los pacientes alcanzan resultados sorprendentes, pacientes cuya enfermedad -como dirían mis colegas convencionales para justificar mis resultados- “remite espontáneamente”. Así que yo, irónicamente, les digo que sí, que espontáneamente… pero con mucho trabajo. A Dios rogando y con el mazo dando. Porque hablamos de pacientes muy disciplinados, muy motivados y mentalizados en que van a salir adelante por lo que trabajan en su proceso patológico mucho y bien. El caso que presenté como ejemplo el 1 de noviembre pasado durante el III Congreso Internacional sobre Tratamientos Complementarios y Alternativos en Cáncer que se celebró en Madrid bajo los auspicios de la World Association for Cancer Research (WACR) y Discovery DSALUD, es el caso más reciente, más espectacular, pero he tenido otros. Aunque no podamos aún hablar de curación porque todavía estamos en fases iniciales ya que hasta que el paciente no lleve diez años sin haber recaído no puede considerarse “curado”. Lo que sí tengo claro es que el cáncer debe tratarse de forma holística.

Pues ese caso, especialmente significativo, impactó al público. ¿Puede resumirlo para nuestros lectores?

Bueno, es el caso de una mujer de 31 años que acudió a mi consulta después de haber dado a luz. Le habían detectado un tumor cerebral en la 34ª semana de embarazo y tras practicársele antes una cesárea para que diera a luz se le extirpó luego el tumor que estaba situado en la zona parietal derecha. Sin embargo al hacerle una revisión general posterior se le detectaron metástasis pulmonares, hepáticas, óseas y musculares, teniendo afectada toda la cadena ganglionar, tanto torácica como abdominal. En suma, estaba “invadida”. Así que dado su estado el equipo médico que la atendía -creo que con buen criterio- decidió no aplicar ni quimio ni radio porque el sufrimiento que le hubieran provocado no justificaba el posible beneficio que pudiera obtenerse. Y en esas condiciones llegó a mi consulta. Le habían dado una esperanza de vida de unos dos meses. Obviamente mi primer pensamiento fue intentar proporcionarle la mejor calidad de vida durante el máximo tiempo posible. Pero no por eso renuncié a intentar algo más. De hecho no sólo le sugerí algunos tratamientos paliativos sino que paralelamente puse en marcha métodos terapéuticos que sabía podrían ayudar a que las lesiones tumorales remitieran. En suma, seguí los protocolos de medicina biológica que he desarrollado poniéndola inmediatamente a dieta a la vez que desintoxicábamos y alcalinizábamos su organismo y me aseguraba de que no carecía de ningún nutriente mediante el adecuado tratamiento ortomolecular. Asimismo potencié sus defensas con Renoven –antiguo Bio-Bac- y apoyé todo con los protocolos de los doctores Banerji. Y ¡oh sorpresa! a los dos meses y medio de tratamiento los residuos tumorales cerebrales posteriores a la intervención quirúrgica habían desaparecido lo mismo que las lesiones pulmonares y hepáticas, mientras la afectación en los ganglios había remitido y las lesiones musculares y óseas habían experimentado una remisión del 50%. Obviamente su calidad de vida mejoró mucho y por ende su esperanza de vida. Y todo esto y en tan poco tiempo ¡con un simple tratamiento de Medicina Natural! Es verdad que se trata de un caso sorprendente, de los pocos que uno puede ver, pero también lo es que se trataba de alguien que previamente ¡no había sido sometida a ninguna terapia convencional! No había recibido ni quimio ni radioterapia. Y eso a la hora de salir adelante es fundamental, porque cuando se trata de personas que no vienen con el organismo envenenado o quemado y las defensas bajas es todo más sencillo. El problema es que hoy este tipo de pacientes es poco habitual. Cada vez atendemos a más personas que ya han hecho el recorrido completo -cirugía, radio y quimio- y vienen un poco con la actitud ésa de “perdidos al río”. Es decir, a la mayoría ya les han dicho en el hospital que no hay nada que hacer, que no tiene sentido darles más quimio o radio. Llegan desahuciados. Y claro, vienen encima dudando sobre lo que puede hacer la Medicina Natural cuando nada ha logrado con ellos la medicina convencional en la que creen. En suma, casi todos llegan como perdidos. Lo singular es que a pesar de eso muchas veces logramos que remonten, que superen el cáncer, pero como han pasado por la radioterapia y la quimioterapia algunos se quedan con la duda de si no habrá sido un efecto retardado de éstas, de si su recuperación se debió a nuestro tratamiento, al convencional o a la sinergia de ambos. ¡Siguen dudando a pesar de que sus oncólogos los habían desahuciado! Por eso son tan importantes casos como el de la joven que he resumido antes y narré en el congreso -completamente documentado- ya que confirma que nuestro tratamiento, por sí sólo, funciona.

¿Cuáles son las bases de su protocolo?

A los oncólogos, a la hora de tratar el cáncer, se nos ha enseñado una medicina que se basa en destruir las células tumorales en lugar de intentar restaurar las rutas metabólicas que son las que han sido dañadas y finalmente llevan al desarrollo del tumor. Y lo que se trata es de entender que si modificamos el “terreno” es posible hasta revertir la evolución de las células tumorales o provocar su suicidio o apoptosis. Se nos dice que cuando aparece un tumor lo primero que hay que hacer, si se puede, es “cortarle la cabeza”; es decir, usar la cirugía. Y en caso de no poderse se plantea entonces la radioterapia; es decir, achicharrar al tumor, “enviarlo a la hoguera”; bueno, más bien llevar la hoguera hasta él. La otra opción sería la quimioterapia, es decir, “envenenarlo”. Y se añade gratuitamente que si todo eso falla no se puede hacer nada más. En suma, al oncólogo moderno se le sugiere que puede “cortar, quemar o envenenar”, acciones más propias del siglo XII que de un sofisticado siglo XXI. Realmente patético. Es verdad que a veces hay que afrontar el problema de tener que eliminar un tumor porque su crecimiento puede poner en riesgo el funcionamiento de un órgano vital, pero en tal caso lo inteligente es seguir una cuarta vía de carácter igualmente bélico cuyo origen, puestos a jugar con las comparaciones metafóricas, también podríamos encontrar en el siglo XII y en los anteriores, pero que es mucho menos agresiva. Porque, ¿qué se hacía en la antigüedad ante una ciudad que se quería conquistar y era difícil de batir? Asediarla. Dejarla sin agua ni comida cortando sus rutas de abastecimiento y modificando el entorno para que nadie pudiera entrar o salir. Y luego sentarse a esperar o reforzar el asedio con máquinas y herramientas de asalto. El asedio ha funcionado toda la vida así que se me ocurrió la idea de incorporar ese sistema a la lucha contra el cáncer, para lo cual era imprescindible entender las condiciones de supervivencia de la célula tumoral frente a la célula sana. Hoy sabemos que la célula sana vive en un medio alcalino rico en oxígeno, usa muy poco sodio para vivir y utiliza proteínas levógiras -con giro a la izquierda- que son estables en él. Por el contrario, el paciente que desarrolla un proceso oncológico entra en acidosis metabólica -es decir, el terreno se acidifica- y hay entonces escasez de oxígeno –a eso le llamamos hipoxia– lo cual obliga a las células sanas a mutar si no quieren morir. Verá, las células sanas consiguen su energía por oxidación; es decir, gracias al oxígeno generan Adenosin Trifosfato o ATP -por sus siglas en inglés- que es la molécula base de la energía celular. Pero cuando el terreno se acidifica y el oxígeno escasea sólo tiene una alternativa si no quiere morir: encontrar otra manera de obtener energía. Y esa posibilidad existe y la explica el llamado Ciclo de Krebs. Sencillamente en lugar de oxígeno el cuerpo utiliza ácido pirúvico mediante un fenómeno conocido como glicolisis que le permite obtener moléculas de ATP, pero que generando también ácido láctico y alcohol como residuos. Se trata pues de una ruta anaeróbica -sin aire- para sobrevivir. Es decir, la célula sana aeróbica que vive en terreno alcalino se vuelve anaeróbica, pero en un entorno tan ácido que para poder soportarlo tiene que alcalinizar su núcleo, su citoplasma, para lo cual se carga de sodio de un modo desmesurado. Y asimismo utiliza para alimentarse proteínas dextrógiras en lugar de levógiras ya que las mismas viven en medios ácidos. En suma, todo tumor vive en un medio ácido pobre en oxígeno, cargado de sodio, y alimentándose de proteínas dextrógiras. Luego si queremos neutralizarlo sin atacarlo, ¿qué habrá que hacer? Pues usar la táctica del asedio. Y para ello hay primero que desacidificar el terreno alcalinizando al paciente. Lo que se logra erradicando los ácidos que se han acumulado en el organismo. En este ámbito es por eso clave la alimentación -hay que eliminar de la dieta todo lo que acidifica y eso incluye el alcohol, el café, el tabaco, el azúcar, los lácteos, los hidratos de carbono refinados, la carne roja- y tomar periódicamente baños de agua caliente con sal marina. En segundo lugar debe seguirse una dieta hiposódica, es decir muy baja en sodio o sal. Nunca he entendido que se le prohíba la sal a un hipertenso o a alguien que tiene mal el riñón o el corazón, y no se le sugiera lo mismo a un enfermo de cáncer. Tercero, es preciso aportar al sistema enzimas proteolíticas de acción selectiva, enzimas con capacidad para eliminar las proteínas dextrógiras dejando intactas las levógiras. Y aquí hay que recordar el extraordinario trabajo de D. Fernando Chacón, creador del Bio Bac, producto que logra exactamente eso. En suma, si eliminamos las proteínas dextrógiras dejando a las células tumorales sin comida, hacemos una dieta hiposódica -sin sodio las células cancerosas no pueden mantener la estabilidad de la membrana y el citoplasma- y reducimos el nivel de ácidos, el medio se vuelve alcalino y rico en oxígeno. Y el oxígeno es tóxico para la célula tumoral anaeróbica. En definitiva, para que las células cancerosas mueran basta modificar su entorno porque no sobreviven en terrenos alcalinos y oxigenados. Da un resultado excelente. Por eso cada vez son más abundantes los casos de remisiones entre los enfermos de cáncer que siguen este protocolo.

¿La dieta es pues el primer elemento clave en toda estrategia curativa?

Siempre nos habían aconsejado no comer carne los viernes y muchas tradiciones reclaman la práctica del ayuno -al menos un día a la semana- pero nadie nos ha explicado claramente por qué. Sin embargo ya Galeno entendió la necesidad de depurar el cuerpo, bien a través del ayuno, bien siguiendo dietas vegetarianas. Las curas a base de limón, cebollas o uvas vienen de la época de los romanos. Y como el 90-95% de las frutas y verduras es básicamente agua, quien se alimenta un tiempo sólo con ellas limpia los órganos encargados de filtrar la sangre de los residuos metabólicos y tóxicos, es decir, los pulmones, los riñones y el hígado. Filtros que si se obstruyen llevan al organismo a intoxicarse y acidificarse. A todo el mundo se le explica que cuando el filtro del coche está sucio hay que cambiarlo, pero a nadie se le dice que cuando los filtros del cuerpo están sucios hay que limpiarlos. Pues bien, ayunar o hacer una dieta vegetariana cada cierto tiempo ayuda a limpiar los filtros y a mantener el organismo en un entorno alcalino. Obviamente si a la dieta se le agrega la ingesta de determinadas plantas -las hay específicas para cada órgano- mejoramos aún más la limpieza. Porque hay plantas que limpian los pulmones (tomillo, gordolobo, llantén), plantas que limpian el hígado (alcachofera, cardo mariano, diente de león, boldo, desmodium) y plantas que limpian el riñón (té verde, cola de caballo, arenaria). Así que podemos coger tomillo, alcachofera y té verde, por ejemplo, y obtener un remedio para limpiar a la vez los tres órganos. En pocas palabras, podemos eliminar ácidos a través del hígado, de los pulmones y de los riñones así como a través de la piel con baños de agua caliente con sal marina gracias a la ósmosis. Y conseguir la deseada alcalinización.

¿Sugiere usted a todos sus pacientes que eliminen de su dieta la carne?

La OMS explicó ya en 1985 que la dieta ideal debe contener un 85% de proteínas vegetales y sólo un 15% de origen animal. Y nosotros estamos comiendo proteínas animales muy por encima de ese porcentaje. Mucha gente ignora que una dieta excesivamente proteica acidifica. También tengo que decir que es un error comer huevos por la noche, práctica muy habitual. El huevo tiene una gran carga grasa y una alta cantidad de albúmina. Nosotros recomendamos ingerir por ello sólo dos o tres a la semana y lo hacemos coincidir con el día vegetariano. Pueden pues tomarse en el desayuno o en la comida aunque nunca en la cena. En definitiva, la dieta debe ser especialmente suave por las noches: verduras, fruta, arroz o, simplemente, una ensalada.

La clave está en el hígado, porque para que éste pueda llevar adelante la digestión necesita la presencia de una hormona -el cortisol- que sólo se encuentra en sangre cuando hay sol. Y como nuestros hábitos sociales nos hacen cenar cuando éste se ha ocultado -y por tanto, cuando su nivel en sangre es muy pobre- hacer una cena copiosa obliga a una digestión muy pesada. Y si se logra es gracias a que el hígado recibe de la glándula suprarrenal una hormona alternativa, la adrenalina -u hormona del estrés-, que ésa sí está disponible las 24 horas. Por eso después de una cena pesada es tan habitual que uno tarde en dormirse o se vaya a la cama con el corazón acelerado. Además hay que tener en cuenta los ritmos circadianos: de día el hígado se encarga de asimilar las proteínas que ingerimos pero de noche su función es básicamente drenar bilis. Y es el cortisol el que determina la inversión de trabajo para que de ser un órgano asimilador pase a ser un órgano drenador. Así que si estresamos el hígado todos los días haciéndole asimilar cuando debiera estar drenando, éste no va a eliminar luego adecuadamente los residuos metabólicos, con lo que al final se resiente. Se lo digo siempre a los pacientes: el problema con la alimentación no está normalmente tanto en lo que comemos como en los desechos que no eliminamos. Cuando el cuerpo no puede drenar las toxinas las va reteniendo y nos vamos autointoxicando, acidificándonos, abonando con ácidos el terreno para un posible asentamiento tumoral.

El segundo pilar básico de su protocolo para una buena desintoxicación y alcalinización son los baños de agua caliente con sal marina. ¿Puede explicarlo con más detalle?

En un principio me planteé seriamente cómo conseguir un sistema terapéutico eficaz y simple para ayudar al paciente, porque éste ya tiene bastantes problemas con su enfermedad para que nosotros le generemos más. Y a ello me ayudaron los trabajos de la doctora Josefina San Martín Bacaicoa -catedrática de Hidrología Médica en la Universidad Complutense de Madrid- y de Schneider, sobre el mundo del termalismo.

Con ellos comencé a comprender que los baños termales son una excelente solución terapéutica. ¿Por qué son útiles los balnearios? Porque sus aguas son minerales y termales. Es decir, se trata de agua caliente que contiene cloruro sódico y cloruro potásico en una concentración superior a 20 gramos por litro. Y es agua salina en una concentración superior a la del mar y a la de nuestro plasma ya que éste tiene 9,4 gramos de sal por litro y la de los balnearios anda por los 20 gramos por litro. Pues bien, cuando uno se sumerge en un lugar donde el agua está caliente enseguida se le dilatan los poros de la piel. Pero como además está muy salada y nuestros cuerpos son en un 70%-80% agua, resulta que al meternos en ella se produce el fenómeno que conocemos como ósmosis, de forma que el agua de nuestro cuerpo sale arrastrando toda clase de toxinas y sales minerales a través de los poros hacia el exterior. Con lo que también la sal sale fuera del núcleo de las células y éstas se alcalinizan. Esto me hizo entender el concepto de las “sales de baño”. Siempre me pregunté qué sentido tenía echar sal al baño. Entonces lo entendí. Bueno, pues las bañeras que la mayoría tenemos en el hogar pueden convertirse en balnearios caseros de alto rendimiento y bajo costo. De hecho ¿quiénes fueron los primeros que tuvieron bañera en casa? La gente de clase acomodada. Piénsese que en los años 40 del pasado siglo XX la gente pobre no tenía ni baño. Quienes iban a los balnearios pertenecían a la clase acomodada porque un balneario ni era ni es barato. Una estancia de un mes puede costar más de 3.000 euros en la actualidad. Algo que ni un rico paga con gusto ya que éste suele ser alguien que lo que busca es cómo obtener lo que quiere sin pagar por ello. Así que cuando los ricos se dieron cuenta de que los balnearios curan -aunque ignoraran por qué- se decidieron a estudiar cómo tener alguno siempre a su disposición pero sin pagar tanto por ello. Entonces les contaron que el agua de los balnearios cura porque sus aguas son termales. A lo que el rico responde: “¡Que me pongan una terma en casa”. Es que las aguas de balneario son minerales, les dicen luego. Y entonces preguntan qué minerales llevan, hablan con algún químico y éste les explica que en las aguas de balneario hay 20 gramos de sales por litro de agua. Así que los ricos, aleccionados, encargan bañeras sabiendo que deben llenarlas hasta la mitad -para que haya unos 100 litros de agua- y luego agreguen dos kilos de sal marina. De esa forma la proporción de sal será también de 20 gramos por litro. Y ya tienen un gradiente osmótico. Resumiendo, las bañeras caseras son en realidad artilugios terapéuticos muy eficaces que nadie nos ha enseñado a utilizar. Porque cuando el agua caliente dilata los poros de la piel y éstos se abren el organismo transpira eliminando anhídrido carbónico (CO2) a la vez que expulsa grasas, amoníaco y ácido úrico. Y todas esas fracciones ácidas que eliminamos a través de la piel en la bañera ya no necesitan ser desechadas por los pulmones, los riñones y el hígado con lo que les evitamos que tengan que filtrarlas ellos. Basta en suma agua caliente –no hace falta que queme- y dos kilos de sal marina en la bañera para configurar un mecanismo sencillo de alcalinización rápida –media hora de baño diario bastan- a disposición de cualquiera. Y barato. Tales baños suponen una diálisis percutánea, una especie de pulmones, riñones e hígado artificiales de alto rendimiento y bajo coste que casi nadie usa porque no se lo han explicado.

Bueno, no todo el mundo -y pienso especialmente en las personas mayores- se puede permitir entrar y salir de la bañera todos los días.

Siempre hay alternativas. A la gente mayor que no puede o debe entrar en la bañera para evitar riesgos mayores le digo simplemente que no se meta. Basta que se siente en una silla, coja un barreño pequeño donde quepan unos diez litros, eche en él agua caliente y un cuarto de kilo de sal marina para mantener la proporción de la que hablábamos y lo disfrute. Es verdad que la superficie corporal expuesta es menor pero tres baños de pies al día equivalen a un baño completo. Puede hacer por tanto diez minutos por la mañana, diez al mediodía y diez por la tarde-noche. Y respecto a la temperatura siempre les digo a los pacientes que deben sentirse a gusto. Hay personas a las que les va bien 25 grados y otras a las que les van 30. Con 30 grados a la sombra ya se suda… y la cuestión es sudar. Redescubramos a Galeno, o si se quiere, a nuestras abuelas que curaban siempre con cuatro elementos. Lo primero que hacían nuestras abuelas en cuánto decías ¡ay! -y daba igual lo que te ocurriera- era prepararte una lavativa. Y luego nos daban un caldo de pollo o gallina, o un caldo de verduras, o una compota de manzana o pera, o un arroz caldoso, y con eso -la lavativa y el caldo- ya tenían su cura de aguas. El tercer pilar que proponían era una buena sudada. Todo lo arreglaban con una buena sudada. Cuando las abuelas no tenían bañera -lo comprobé cuando ejercí la medicina rural en la comarca de la Segarra en Barcelona- ponían agua a hervir, llenaban botellas de cristal con el líquido a 70-80º, las envolvían con toallas -para que el cristal no quemara la piel- y colocaban luego tres botellas a cada lado del enfermo añadiendo cuatro mantas encima. ¡Y no veas tú qué sudada! Bueno, también usaban hierbas medicinales porque a diferencia de la generación actual conocían bien sus propiedades terapéuticas.

¿Cuál es el fin primordial de una lavativa?

Desintoxicarse, y por tanto, proteger el hígado. Un colon tóxico a quien más afecta es al hígado. Y voy a explicarlo de una forma muy expresiva: al lado de cada inodoro hay en todas las casas una escobilla porque la suciedad se pega y cuando activas la cisterna los restos fecales quedan a menudo adheridos. Bueno, pues en nuestro intestino pasa lo mismo: por él transitan todos los días restos fecales y siempre quedan restos adheridos a la mucosa. Al punto de que con el tiempo puede llegar a formarse una auténtica carcasa de restos fecales pegados a la mucosa intestinal. Lo sabemos pero no lo valoramos. Y sin embargo tiene mucha importancia. Una de las funciones primarias del colon es recuperar el agua de la digestión y cursar el bolo fecal en estado sólido. Para hacer la digestión utilizamos de hecho casi cinco litros de agua que obtenemos con la que ingerimos al beber pero también con el agua presente en la comida -especialmente en frutas y verduras ya que en un 90-95% son agua- y en los jugos gástricos (hasta dos litros y medio). Todo ello sirve para hacer una gran sopa, emulsionar las grasas y micronizar los minerales y oligoelementos para que el intestino delgado lo absorba luego todo. Lo que llega pues al colon son sólo los restos no nutritivos, los restos fecales, si bien el organismo -que todo lo aprovecha- recupera el agua deshidratando para ello el bolo fecal. Y esa agua que se absorbe en el colon va a la sangre; es más, va primero directamente al hígado. Luego, si nosotros no hacemos una limpieza periódica del colon cada vez que éste recupera agua, ésta tiene que atravesar la carcasa de restos fecales antes de llegar a la mucosa, atravesarla y llegar al hígado y posteriormente a la sangre. Con lo que acabamos llevando a ésta una auténtica infusión de aguas fecales. En otras palabras, cuando el colon está muy sucio nos intoxicamos inevitablemente. Así que uno debe plantearse hacerse una limpieza de colon cada cierto tiempo. Si se puede, una buena hidroterapia de colon. Si económicamente no se puede, mediante la lavativa de toda la vida. Muchas veces lo que yo sugiero a mis pacientes es combinar la ingesta de aloe vera con la lavativa. La idea es que el enfermo ingiera durante una semana zumo de aloe vera para ayudar a desprender los restos adheridos y luego se aplique la lavativa. Basta entonces meterse un par de litros de agua templada/caliente para que el colon quede limpio.

¿Cree usted que ha cambiado algo la mentalidad de los oncólogos respecto de la medicina natural en los últimos años?

Poco a poco… pero sí. Puedo decirle que hay ya bastantes oncólogos y radiólogos de distintos lugares de España que llevan tiempo enviándome pacientes para que les desintoxique porque reconocen abiertamente que haciéndolo sus tratamientos van mejor. Otra cosa es que lo pidan aún con la boca pequeña y que su petición siempre vaya acompañada de la coletilla “Mira, Alberto, esto que se quede entre nosotros”. Pero la apertura es cada vez mayor. Claro que hay una especie de run-run entre los pacientes en las salas de espera sobre la eficacia de lo que hacemos y al final todo se sabe. Bueno, no es menos cierto que quienes más pacientes nos mandan son los enfermeros/as porque también son quienes tienen más contacto directo con los pacientes. Como es cierto que cada vez más médicos entienden que la Medicina Biológica o Naturista no es una “medicina complementaria” ni una “medicina de confrontación”. Es simplemente Medicina.

Entrevista de Antonio F. Muro, publicada en la Revista Discovery Salud y en http://hermandadblanca.org. Ver video con la referida exposición del Dr. Martí Bosch en el encuentro de WACR “World Association for Cancer Research”, en http://www.youtube.com/watch?v=R33xhKQWwtE

Extraído de: www.espaciodepurativo.com.ar

VIDEOS

Entrevista al Dr. Alberto Martí Bosch por Antonio F. Muro

Conferencia del Dr. Alberto Martí Bosch sobre cómo afrontar el cáncer de forma holística.

 

Cáncer: Nuevos conceptos

Cáncer: Los nuevos conceptos

Últimamente han surgido muchos conceptos innovadores respecto a procesos degenerativos como el cáncer, pero con escasa aceptación por parte de la ortodoxia médica. Uno de los más interesantes y fundamentados por 25 años de experiencia, es el hipotizado por Coral Mateo -investigadora y presidenta de la Sociedad Española de Homeopatía Veterinaria- quien postula que lo que llamamos cáncer, quizás no sea una enfermedad, sino un proceso biológico natural de defensa que el organismo pone en marcha cuando en un momento dado, no siendo suficientes los mecanismos habituales de desintoxicación, decide crear tejidos nuevos -gracias a los oncogenes- a fin de desarrollar tumores en cuyo interior depositar los residuos tóxicos para aislarlos, encapsulándolos.

Los tumores, en suma, vendrían a ser como “cubos de basura” en los que el cuerpo deposita los desperdicios para luego destruirlos. Y, evidentemente, si lo que postula es correcto atacar los tumores sería un inmenso error. Una larga experiencia le ha llevado a Mateo a formular esta atrevida hipótesis (La teoría del incinerador), que reconoce al cáncer no como un error genético sino como una solución biológica, una respuesta natural de defensa del organismo contra agresiones externas y que en su libro resume de la siguiente manera: “Soy consciente del tremendo cambio conceptual que supone pero he llegado a la conclusión de que el tumor podría formar parte de un mecanismo de defensa y no de un burdo error genético. Los oncogenes pueden estar presentes en todos los organismos sanos y son los encargados de la formación del nuevo tejido, capaz de atraer y desintegrar sustancias mortales cuya presencia no estaba prevista y, por tanto, tampoco su eliminación; material contaminante que circula impunemente pudiendo dañar de forma irreparable algún órgano importante y con capacidad posterior para desaparecer si el plan ha tenido éxito.

La oncogénesis es demasiado perfecta para ser un burdo error. Tiene carta blanca para elegir el terreno, cheque en blanco al portador que no repara en gastos y a las células elegidas les concede el privilegio de la inmortalidad: vuelven a ser células madre. Sería su último recurso, un tanto dramático y desesperado, previo fallo de los demás mecanismos de ‘descontaminación’, más sencillos y menos agresivos. Y sólo resultaría peligroso con el tiempo si sigue creciendo, pero hasta que llegue ese momento tendrá arreglo ya que, mientras esté vivo, el organismo no tiene otra intención que mantenerse en este planeta el mayor tiempo posible”.

Por su parte, y coincidente con esta hipótesis, entre los practicantes de la medicina aborigen se considera al cáncer como un intento del organismo por aislar y neutralizar parásitos internos. En esta visión, el tumor estaría encapsulando a nuestros depredadores, a fin de eliminarlos como fuente perturbadora. Es más, nuevos abordajes sugieren que ciertas infestaciones micóticas, como la candidiasis crónica, sean un mecanismo para fagocitar los tumores que ya han cumplido la función de encapsular y aniquilar parásitos en su interior. Con lo cual, una persona con candidiasis crónica debería priorizar el combate a la parasitosis y la toxemia que la agobia, poniéndose a reparo de los tumores que así se generan.

En este orden de ideas, el terapeuta Andrea Moritz ha publicado un interesante trabajo [1], donde demuestra que la mutación celular llamada oncogénesis, no representa otra cosa que un intento de las células por sobrevivir en un ambiente adverso. Este medio hostil para la funcionalidad celular, está caracterizado por la toxemia, la acidosis y un ambiente anaeróbico. En función a esto, la depuración, la alcalinización y la oxigenación del medio, representan la mejor forma de resolver el problema. En cambio, el sistema ortodoxo continúa proponiendo soluciones como la quimioterapia o la radiación, que agravan el desorden causal.

[1] Ver el libro “El cáncer no es una enfermedad, sino un mecanismo de supervivencia” , Editorial Obelisco 2007.

Extraído del libro “Cuerpo Saludable” www.espaciodepurativo.com.ar

Cáncer: Terapia Gerson

terapia-gerson2Terapia Gerson

Por Pilar Martínez

La terapia Gerson consiste en el restablecimiento del equilibrio entre el agua y la sal celular a través del suplemento de potasio en forma de sales.

Las causas del cáncer

A lo largo de nuestras vidas, nuestros cuerpos se van contaminando con diversas sustancias tóxicas que causan cánceres y otras enfermedades. Estas sustancias tóxicas nos llegan a través del aire que respiramos, de la comida que comemos, de los medicamentos que tomamos y del agua que bebemos.

A medida que el uso de estas sustancias tóxicas aumenta día a día, y la incidencia del cáncer también aumenta, poder utilizar un tratamiento demostrado, natural, y desintoxicante como la Terapia Gerson no sólo brinda tranquilidad, sino que es necesario.

Bases de la Terapia Gerson

La Terapia Gerson es un poderoso tratamiento natural que fortalece el sistema inmunitario, para así poder curar cánceres, artritis, enfermedad coronaria, alergias, y muchas otras enfermedades degenerativas.

jugo gersonLa Terapia Gerson busca regenerar el cuerpo para recuperar la salud, apoyando cada requerimiento nutricional importante inundando el cuerpo con los nutrientes de casi 9 kilos de frutas y vegetales orgánicos. La mayor parte se utiliza para hacer jugos frescos, un vaso por hora, 13 veces por día.

Se consumen generosas cantidades de alimentos sólidos crudos y cocidos. Por lo general, la oxigenación resulta ser el doble o más, ya que la deficiencia de oxígeno en la sangre contribuye al desarrollo de muchas enfermedades degenerativas.

También se estimula el metabolismo con el agregado de suplementos para la tiroides, suplementos de potasio, y otros, y evitando las grasas animales pesadas, el exceso de proteínas y sodio, y otras toxinas.

La desintoxicación es un aspecto clave

Las enfermedades degenerativas dejan al cuerpo cada vez más incapaz de excretar los desechos de manera adecuada, lo que comúnmente resulta en fallas hepáticas y renales. Para prevenir esto, la Terapia Gerson utiliza una desintoxicación intensiva para eliminar los desechos, regenerar el hígado, reactivar el sistema inmunitario y restablecer las defensas esenciales del cuerpo, los sistemas enzimáticos, minerales y hormonales.

Con una nutrición generosa y de alta calidad, mayor disponibilidad de oxígeno, desintoxicación, y un metabolismo mejorado, las células -y el cuerpo- pueden regenerarse, sanarse, y prevenir futuras enfermedades.

La mayoría de las terapias, convencionales o alternativas, tratan sólo los síntomas individuales, ignorando lo que realmente está causando la enfermedad. La Terapia Gerson es efectiva para tantas enfermedades diferentes porque restablece la increíble capacidad del cuerpo de curarse a sí mismo.

Los jugos son un componente esencial de la Terapia Gerson

jugo gerson 2Para asegurar resultados confiables, el paciente Gerson necesitará comprar una juguera (aparato especial para hacer zumos) apropiada. La investigación del Dr. Gerson indica que los pacientes con cáncer deben tener una juguera en dos etapas, con un molinillo separado y una prensa hidráulica.

Por lo general, las jugueras de una etapa no producen la misma calidad de contenido enzimático, mineral o de micronutrientes, y algunos pacientes no han obtenido resultados simplemente por no usar la juguera adecuada.

No recomendamos usar ninguna juguera centrífuga. Se las puede utilizar para mantener la salud o en diagnósticos no oncológicos.

El Instituto Gerson mantiene una lista de personas que poseen jugueras usadas en venta. Póngase en contacto con nosotros para recibir una copia de esta lista.

La dieta utilizada en la Terapia Gerson

La dieta Gerson es naturalmente alta en vitaminas, minerales, enzimas, micronutrientes; extremadamente baja en sodio y grasas, y alta en líquidos.

Lo que sigue es un día típico de la dieta de un paciente Gerson realizando la terapia completa:

  • Trece vasos de jugos frescos, de zanahoria/manzana y verduras verdes de hoja, preparados cada hora con frutas y vegetales orgánicos.
  • Tres comidas vegetarianas completas, preparadas con frutas orgánicas, vegetales, y cereales integrales. Una comida típica incluye ensalada, vegetales cocidos, papas al horno, sopa de verduras y jugo.
  • Frutas frescas y postres de frutas frescas disponibles a toda hora como bocadillos o tentempiés, además de la dieta regular.

Desintoxicación en la Terapia Gerson

Una parte muy importante de la Terapia Gerson es la desintoxicación frecuente de los tejidos y de la sangre. Esto se logra de varias maneras, principalmente mediante el uso de enemas de café. Las bases científicas del uso de los enemas de café están bien documentadas, y puede solicitarlas al Instituto Gerson.

Los pacientes informan que los enemas reducen el dolor y aceleran la curación. Desde un punto de vista biológico, se estimulan los sistemas enzimáticos de la pared del intestino y del hígado, y aumenta el flujo de bilis. Se ha demostrado que esto mejora la capacidad del cuerpo para eliminar los residuos tóxicos de origen ambiental, quimioterapéutico, y de otras fuentes.

También los tumores y otros tejidos enfermos se eliminan más rápidamente al ser degradados.

Otros métodos de desintoxicación

Incluyen el aceite de ricino, usado como un tradicional estimulante del flujo de bilis y como otra manera de mejorar la capacidad del hígado para filtrar sangre. Adicionalmente, las enzimas digestivas sirven para mejorar la absorción de nutrientes y para asistir en la eliminación de tejido dañado.

Los pacientes deben tener una completa compresión de la Terapia Gerson para poder seguir efectivamente con el régimen en su hogar.

En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.

Para más información sobre este tema, contactar con el instituto Gerson

En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.

 

Sobre Pilar Martínez

Pilar MartínezPeriodista especializada en temas de salud, belleza, terapias alternativas, formas de vida saludable y una gran aficionada a la lectura, los viajes y la pintura.

 

Extraído de: http://www.enbuenasmanos.com/articulos/muestra.asp?art=1355

 

Para mayor información acerca de la Terapia Gerson, recomiendo ver estos videos:

El método Gerson

Entrevista a Alan Furmanski, quien se curó de cáncer con la Terapia Gerson. “No se trata de una receta milagrosa, sino de un tratamiento que requiere mucha disciplina y muchas ganas de curarse”, afirma Alan Furmanski, un economista de 30 años al que en el año 2006 le diagnosticaron un cáncer terminal. Actualmente, Alan Furmanski  da charlas a quienes estén interesados en aprender más sobre este método y es autor de libros como “101 alimentos que curan” y “Zumos que sanan”.

“La hermosa verdad”

¡Excelente largometraje!: Un niño de 15 años nos pone frente a verdades tan maravillosas como dramáticas relacionadas con los alimentos, la salud y el cáncer.

El milagro Gerson… ¿Cura para el cáncer?

Documental de la terapia Gerson, que incluye datos importantes sobre la dieta, las toxinas y la forma de vivir más sanos. Involucra varios manifiestos de sobrevivientes al cáncer. Muy recomendable para quienes estén interesados en buscar la verdad sobre el sistema de salud mundial.

Cáncer: Tratamiento natural

Tratamiento natural contra el cáncer: Lo que dice un oncólogo

Dr alberto-marti-2Ante el fracaso y el sufrimiento que produce el tratamiento convencional contra el cáncer en la actualidad, el doctor Alberto Martí Bosch, especialista en oncología infantil, nos propone un cambio de estrategia contra esta enfermedad.

A continuación podrán escuchar y ver en el siguiente video la conferencia que presentó el Dr. Martí en unas jornadas que la revista Discovery Salud organizó.

Como muy bien dice este doctor, él no ha descubierto nada, y es cierto, solo ha redescubierto lo que ya se sabía; pero como podrán observar, por los dotes de comunicador que tiene el doctor, junto con sus excelentes ilustraciones, la conferencia se hace muy amena y es un excelente instrumento que deseamos aprovechar en SaludBio para ofrecer más Educación para la Salud.

 

Bosquejo de la conferencia

 

Vamos a hacer un pequeño bosquejo de su conferencia para que puedan seguirla con mayor facilidad.

 

Tratamiento convencional contra el cáncer

 

En primer lugar el Dr. Martí nos explica en qué se basa el tratamiento actual contra el cáncer. Nos dice que está anclado en el siglo XII:

1. Guillotina. Decapitar al tumor (cirugía)

2. Quemar en la hoguera (Radioterapia)

3. Envenenamiento (Quimioterapia)

Este tratamiento no es más que sintomático y en realidad no se dirige a combatir las verdaderas causas de la enfermedad, luego sus probabilidades de éxito son escasas.

 

Causas de la enfermedad

 

Según el Dr. Martí la causa del cáncer así como de la mayoría de las enfermedades de la sociedad actual es la intoxicación orgánica por obstrucción de los filtros de depuración orgánica: hígado, pulmón y riñón. Ante esta obstrucción la célula se envenena en sus propios desechos orgánicos (excrementos), y su ambiente se acidifica.

 

Cómo se defiende el organismo ante la intoxicación celular

 

Ante esta situación el organismo se defiende de cinco formas distintas:

1. Aislar a los ácidos = Retención de líquidos, acumulación de grasa, obesidad.

2. Contrarrestar la acidosis = Utilización de sales alcalinas (desmineralización orgánica)

3. Drenar los ácidos por piel o mucosas = enfermedades de la piel o de las mucosas.

4. Muerte celular = Todo tipo de fibromas, esclerosis, Alzheimer, Parkinson, etc.

5. Mutación genética = Tumores, cáncer.

 

Características de las células tumorales

 

Si conocemos cómo se comporta una célula tumoral y lo que la diferencia de una célula sana podremos conocer mejor cómo atacarla. La célula cancerígena:

• Vive en un medio ácido externo (acidosis)

• Vive sin oxígeno

• Vive con mucho sodio en su interior

• Utiliza proteínas dextrógiras

 

Tratamiento natural contra el cáncer

 

Como ya sabemos lo que caracteriza a la célula tumoral estamos en condición de combatirla, ¿cómo? Produciendo un asedio celular, es decir privarla de todo aquello que le hace vivir y reproducirse. Esto se consigue de la siguiente manera:

• Alcalinizando al paciente

• Dieta hiposódica

• Enzimas proteolíticas de acción selectiva

• Hiper oxigenar el sistema

 

Resumiendo

 

• Dieta alcalinizante (combatir la acidosis)

• Fitoterapia (limpiar los filtros: hígado, riñones, pulmones

• Hidroterapia (eliminar por ósmosis los ácidos orgánicos)

• Tratamiento natural

• Tratamiento físico

• Dieta sin sal

• Enzimas, homeopatía, nutrición ortomolecular

• Etc, etc.

 

Al final el Dr. Martí nos recuerda que gracias a este tipo de tratamiento natural, los tratamientos convencionales se reducirán, como la quimioterapia, y serán más eficaces, para aquellos que deseen seguir con ellos.

Queremos expresar nuestro agradecimiento al Dr. Martí por su conferencia y a la revista Discovery Salud por proporcionar a todas las personas la oportunidad de escucharla.

Les animamos a que se sienten tranquilos y disfruten de una excelente conferencia de Educación para la Salud.

 

Extraído de: http://saludbio.com/articulo/tratamiento-natural-contra-el-cancer-lo-que-dice-un-oncologo

Curando el cáncer con una dieta de fruta

La idea de una dieta basada solamente en fruta puede parecer desagradable para algunas personas. El azúcar que contienen las frutas es un alimento bastante incomprendido. El azúcar es generalmente considerado como una mala comida. Sin embargo, la fruta puede ayudar a combatir el cáncer, a pesar de su contenido de azúcar. Una dieta de fruta se utiliza para ayudar a eliminar el cáncer. Lo primero que debe quedar claro es que una dieta de fruta debe estar compuesta por fruta fresca y sana. La fruta enlatada, fruta seca, etc.,  no tiene los mismos nutrientes que combaten el cáncer como la fruta fresca.

El sistema inmunológico y el cáncer

El sistema inmunológico no puede hacer mucho para eliminar las células cancerosas, ya que están protegidas por una gruesa capa de proteína, conocido como fibrina. Esta capa protectora rodea a cada célula de cáncer, así como el tumor, en su totalidad. Esta capa de proteína que proteje las células cancerosas se puede destruir con enzimas. Sin embargo, la mayoría de las personas son deficientes en enzimas, debido a su mala alimentación o a una función pancreática pobre.

Utilizando una dieta de fruta, que es rica en enzimas, puede ayudar a eliminar el cáncer rompiendo la cáscara externa de proteínas de las células cancerosas. Después de que la capa de fibrina se elimina, el propio sistema inmune del individuo es entonces capaz de detectar mejor y eliminar las células cancerosas.

Cómo la fruta ayuda a destruir el cáncer

Atacar las células cancerosas puede no ser suficiente, sin embargo, las células cancerosas son altamente dependientes del aminoácido metionina. Lo usan para llevar a cabo muchas de las funciones básicas necesarias para crear más células cancerosas, por lo que la metionina es crucial para su supervivencia. Al limitar la ingesta de metionina, las células cancerosas se mueren de hambre y la apoptosis se produce en ellas. Las células sanas no dependen de la metionina, por lo que su privación no les afecta. Los alimentos más bajos en metionina son las frutas. Una dieta de fruta puede durar entre 7 y 21 días, y puede ser utilizada para ayudar a eliminar el cáncer.

La dieta de fruta puede causar una pérdida de peso significativa. Por esta razón, el número de días de consumir sólo fruta depende del peso y del estado de salud del individuo. Después del período de privación de metionina inicial, el individuo puede cambiar a comer alimentos integrales de nuevo por unos días, y luego empezar otro período de nuevo con la dieta de fruta. La dieta de sólo fruta se puede alternar con varios días de consumir otros alimentos como verduras y proteínas saludables.

Los beneficios adicionales de una dieta de fruta

La fruta es altamente alcalinizante. La alcalinidad es la ventaja más importante para la salud proporcionada por la dieta de fruta. El organismo de la mayoría de los individuos es ácido, debido a una mala alimentación alta en azúcares refinados, carbohidratos refinados, carnes rojas y comida basura.

Las enzimas ayudan a descomponer las proteínas, grasas y azúcares, lo que significa una mejor absorción de nutrientes. Aparte de la digestión, las enzimas también se utilizan para ayudar a llevar a cabo muchas otras funciones corporales, como la desintoxicación celular, la curación, y la respuesta inmune. Los efectos beneficiosos de las enzimas y la fibra consumidos como parte de una dieta de fruta también ayuda a limpiar el colon para una mejor eliminación de desechos celulares tóxicos.

Hasta aquí la traducción, pero quiero hacer un par de matizaciones de mi cosecha:

1 – Para las personas que pierden demasiado peso con la dieta de fruta sola, pueden hacer unos días de dieta con un aporte mayor de calorías comiendo casi todo crudo. Por ejemplo. Se puede comer un gran plato de arroz integral cocido, acompañado de un gazpacho preparado con muchas verduras crudas, aderezado con un buen chorro de aceite de oliva virgen puesto en crudo. Para aportar más nutrientes, se pueden espolvorear por encima una mezcla de semillas crudas trituradas (girasol, lino, sésamo, pipas de calabaza, etc.).

Con este tipo de comida cruda al 80%, se mantienen altas las enzimas sin pasar hambre ni perder peso. Dieta perfecta para alternar con las semanas de sólo fruta.

2 – La fruta se puede comer entera, o una buena parte se puede tomar en forma de zumos. Hay frutas de las que es dificil comer mucha cantidad, en cambio, es muy sencillo beberse su zumo (granadas, naranjas, manzanas, etc.). Por ejemplo: yo me tomo todos los días un litro de zumo de naranja o mandarina, pero si tuviera que comerme la fruta correspondiente, es posible que tomara mucha menos cantidad.

Lo mismo sirve para los vegetales y semillas. Abajo dejo algunos artículos sobre el asunto:

                                              semillas de manzanas cura el cáncer

En el año 2013 causó un verdadero impacto el anuncio de que “la semilla de manzana cura el cáncer”, y un estudio de la “universidad de Harvard” reveló que  la semilla de manzana es 10.000 veces más fuerte que la quimioterapia, por lo que esto ha provocado más de 500.000 artículos y comentarios en Internet.

Instituto de Ciencias de la Salud 


Este instituto reveló algo asombroso y fascinante: “Después de más de 20 pruebas de laboratorio realizadas a partir de 1970, se observó que los extractos de semilla de manzana destruyen las células malignas en 12 tipos de cánceres, en especial los de: Colon, pecho, próstata, pulmón y páncreas…”  Además dijo que: “…los compuestos de esta semilla demostraron actuar 10,000 veces mejor para retardar el crecimiento de las células de cáncer, que el ‘Adriamycin’ (una droga normalmente usada en la quimioterapia).

La pepita o semilla de manzana, así como la de damascos, ciruelas o mandarinas, es rica en una Vitamina hidrosoluble, la Vit. B 17, denominada además Laetril o amigdalina. Esta vitamina contiene una molécula de benzaldehido y otra de cianuro. Se ha descubierto propiedades curativas de la vitamina B-17, específicas en contra del cáncer, lo que se explica porque en presencia de agua y de la enzima beta-glucosamidasa, la molécula de B-17 genera cianuro y benzaldehido, compuestos que individualmente son sumamente tóxicos, pero funcionando en simbiosis se multiplican sus efectos hasta 100 veces. Lo positivo de stos es que la enzima beta-glucosamidasa, se encuentra especialmente, en altas cantidades en las células cancerosas, y en cantidades ínfimas en el resto de las células del cuerpo, Por consiguiente, estas sustancias tóxicas destruyen únicamente a las células cancerosas. Una verdadera quimioterapia, natural, específica, localizada y muy eficaz.

  • Por otra parte, las células sanas, contienen una enzima, denominada rodanasa (tiosulfato de transulfurasa), “protectora” del organismo. La rodanasa neutralizaría al cianuro y lo transformaría en subproductos no tóxicos. Las células cancerosas no contienen rodanasa, por lo que se encuentran indefensas.

  • El autor del libro. “World Without Cancer”, recomienda a las personas que tienen cáncer, masticar lentamente 3 a 5 semillas de estos frutos cada hora, y conservarlas en la boca hasta que se licuen. Para acción preventiva, se indican 7 a 10 semillas diarias. Por lo anterior, es conveniente entonces, comer la manzana y sus semillas.

  • Algunas personas piensan que si se come como postre, contribuye a reducir la formación de placa y evitar la caries, limpiando los dientes, pero los azúcares y ácidos que contiene pueden deteriorar el esmalte, por lo que no puede sustituir al cepillado de los dientes.

El testimonio de Enrique Carriónes CURANDO EL CÁNCER CON ALIMENTACIÓN Y KALANCHOE

El testimonio de Enrique Carriónes es uno  de tantos testimonios que dan fe de que no somos unos charlatanes estafadores, como nos acusan en medios de comunicación como El País y la Sexta TV.

Y si quereis leer mas testimonios  NO ANÓNIMOS sobre cáncer, los podeis ver  en este enlace.

Pero todos estos testimonios, no quieren decir que tengamos la fórmula mágica para resolver del todo esta temida enfermedad. La curación depende de diferentes factores que hay que contemplar en su integridad: Emocional, Alimentario, Tóxicos ingeridos voluntaria e involuntariamente, Desintoxicación, Geopatólogias, Desmineralización de nuestro organismo .

Y el libro que enseña Enrique Carrión, durante su intervención en mi conferencia que estaba dando en Alcoy y que también le ayudó, es el de la Doctora granadina Odile Fernandez, que con cáncer agresivo de ovarios y metástasis por todo el cuerpo se curó con plantas y dieta alcalinizante, pudiendo tener sin problemas a los tres años un nuevo bebé.

El pronóstico de sus oncólogos era de poco tiempo de vida y menos aún si no se sometía a extracción total de útero y ovarios.

Odile Fernandez, gracias a su cáncer ha reorientado su concepción de la medicina. En tres meses, averiguó sobre cáncer, más que con 5 años de carrera de medicina. En su libro relaciona más de 1.000 estudios científicos que avalan los cambios que hizo para sanarse y que nunca fueron temario en sus clases de medicina. Todos podemos suponer porque motivos.

Pueden ver en este vídeo, la conferencia que dio en la Feria que cada año se celebra en Balaguer sobre alimentación y salud, acompañada de su segundo bebé de pocos meses.

Programa de la Feria de este año a celebrar el 24-25 de Octubre

https://joseppamies.wordpress.com/2015/09/11/curando-el-cancer-con-...

Baños de agua caliente y sal marina para desintoxicar el organismo y combatir el cáncer.

http://contraperiodismomatrix.ning.com/group/remedios-naturales-sen...

RSS

Sobre

drmatrix creó esta red social en Ning.

Última actividad

Juan antonio dejó un comentario para Brenda Jiménez García
"bienvenida Brenda un saludo"
Hace 1 minuto
Ícono del perfilBrenda Jiménez García y Stella Abu se han unido a Contraperiodismo Mátrix
Hace 2 minutos
Juan antonio y Paulo Pousa son ahora amigos
Hace 50 minutos
David dejó un comentario para Marta hevia
"Namaskar Marta Para iniciarse tienes que ser una didi que está en Valencia lcc lo pone e-mail en algunos vídeos.llama al dada que de Madrid que me inicio a mi.el te dará la información para poneros en contacto.buscalo en…"
Hace 5 horas
arlette arriaga aguilar ha actualizado su perfil
Hace 6 horas
Unknown ha publicado vídeos
Hace 11 horas
Leandro Garcia ha comentado la entrada de blog Super post - Cómo potenciar la salud cuerpo – mente, “samskaras” físicos y cómo será la sociedad del futuro según mi visión en Satya Yuga de infinitewarrior
"Eso es el futuro de la humanidad sin duda estar felices todo el tiempo experimentando Ananda y sin nada que perturbe la mente con absoluta paz y armonía aunque eso llevará mucho esfuerzo y lucha. "
Hace 13 horas
Alfonso Gudiño Zamora ha compartido la entrada de blog de infinitewarrior en Twitter
Hace 14 horas

Grupos

© 2020   Creado por drmatrix.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio