El Sistema Nervioso Central - SNC (Nervio VAGO)

“sistema nervioso parasimpático” es el responsable de promover y mediar en aquellas funciones que permiten al cuerpo relajarse y lentificarse. Por el contrario, el “sistema nervioso simpático” induce en el cuerpo humano los mecanismos necesarios para afrontar el estrés y los estados de defensa, aumentando el ritmo cardíaco y la presión arterial, preparándonos así para la actividad, sea ésta física o intelectual.

 El sistema nervioso simpático es el que organiza reacción, liberando en el cuerpo un producto químico que activa los nervios simpáticos (lo llamamos “neurotransmisor”): la adrenalina.

Cuanta más adrenalina se tenga, más en estado de alerta y preparado se sentirá uno.

Cuando el peligro ha pasado, o la acción se ha terminado, se retoman las funciones de mantenimiento del cuerpo. Es el turno entonces del sistema nervioso parasimpático, que calma el corazón, ralentiza la respiración y redirige la sangre hacia el sistema digestivo. Los nervios del sistema nervioso parasimpático se activan mediante otro producto químico (neurotransmisor): la acetilcolina.

A este “sistema nervioso parasimpático” también se le llama “sistema nervioso vagal”, ya que su nervio principal es el nervio vago.

¿Cuál es el estado de su nervio vago?

Tenemos doce pares de nervios que emergen del cráneo (los demás nacen de la médula espinal, que discurre por el interior de la columna vertebral a lo largo del cuello y la espalda). Los nervios craneales controlan principalmente lo que ocurre en la cara y el cuello, pero el décimo par llega mucho más allá.

Este nervio nº 10, llamado “nervio vago”, influye en el cuerpo y el cerebro mucho más de lo que la mayoría de las personas cree.

Cuando el nervio vago se encuentra sobreactivado en exceso, usted se relaja tanto que puede llegar a desmayarse. Es lo que conocemos como “síndrome vaso-vagal” o “síncope vaso-vagal”, que consiste en una simple pérdida de conocimiento, en general sin mayor gravedad.

Sin llegar hasta ese punto, estimular bien el nervio vago produce numerosos beneficios.

Más allá de la simple relajación

El nervio vago permite, por tanto, relajarse después de la acción, retomar el proceso digestivo o incluso el sueño.

Pero sus beneficios no se quedan ahí.

El intestino acoge también el 80% de las células del sistema inmunitario, por lo que la activación del nervio vago aumenta las funciones inmunitarias y antiinflamatorias.

Asimismo, estimular el nervio vago ayuda a las personas con sobrepeso a adelgazar.

Los médicos conocen numerosas “maniobras vagales”, que son procedimientos que permiten estimular el nervio y que practican a personas cuyo ritmo cardiaco es demasiado rápido (taquicardia) o que sufren de hipertensión o estados in extremis de nerviosismo. Estas “maniobras” consisten sobre todo en:

  • Aguantar la respiración.
  • Colocar un paño húmedo y fresco sobre la cara.
  • Presionar fuertemente sobre los ojos (compresión de los globos oculares).
  • Beber un vaso de agua fría rápidamente.
  • Acostarse sobre una superficie inclinada, con la cabeza hacia abajo.
  • Contraer el abdomen como si se fuera a recibir un golpe en el estómago.
  • Inspirar profundamente hinchando el vientre (es la mejor forma de estimular el nervio vago, al oxigenar la sangre).

Aprender a estimular de forma natural el nervio vago tiene grandes beneficios, ayudando al organismo a relajarse.

 

Visitas: 1019

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Para los del grupo meditacion on-line este es el motivo del medio bano de agua fria corporal: en cara , ojos, genitales y pies antes de la meditacion. Activacion del nervio vago entre otras cosas. BabaNam Kevalam

“se ha demostrado que cantar mantras estimula el nervio vago, el nervio simple más importante del cuerpo.

El nervio vago corre a través del cuello cerca de la mandíbula, afecta al corazón, los pulmones, la zona intestinal y los músculos de la espalda.

Las corrientes del sonido influyen sobremanera en los nadis y los chakras al hacer VIBRAR EL PALADAR, casi como HABLAR, que tiene ochenta y cuatro puntos conectados con el sistema de energía etéreo del cuerpo. Algunos de estos puntos llevan la energía directamente hacia el hipotálamo y la pituitaria. ..”

División del sistema nervioso
Se habla de dos sistemas diferentes.
Una se encarga de la vida de relación, esto es de nuestro intervenir en el mundo en que vivimos, y que es llamado cerebroespinal o también voluntario, pues en su funcionamiento podemos voluntariamente interferir.
El otro preside la vida vegetativa, aquella vida resta a un moribundo en estado de coma, en la cual apenas los procesos orgánicos se realizan. Es el vago-simpático o autónomo, así llamado en virtud de que, en condiciones normales, escapa a nuestro control.
Mover los dedos en procura de las teclas y sintonizar la radio son actos comandados por el primer sistema.
Los movimientos peristálticos de los intestinos y la temperatura del cuerpo son cosos específicas del segundo. Contener, acelerar y retardar el corazón no es cosa para cualquiera, puesto que el hombre común no tiene ingerencia sobre el sistema vago-simpático.
La práctica del Hatha Yoga, progresivamente, da un control sobre él, pudiéndose, en estados avanzados, realizar un cierto número de “milagros” y dirigir a voluntad procesos ligados con la digestión y la circulación y a varios otros fenómenos vegetativos. La práctica continuada del Yoga va volviendo el cuerpo más dócil para con los comandos de la mente, terminarlo por domarlo, para utilizarlo mejor en provecho de realizaciones más elevadas.
Sistema nervioso cerebroespinal
De los dos es el más característicamente HUMANO. Por medio de él nos entendemos con nuestros semejantes y actuamos en el ambiente. Por él actuamos con cierta libertad y es él que nos hace responsable por nuestros actos. Sin su elevado perfeccionamiento sería imposible concebir ideas, imaginar, juzgar y razonar, en otras palabras, sin él, seríamos todavía prehominídeos, gozando la idéntica irresponsabilidad de los animales, sin discernir el bien y el mal.
El encéfalo y la médula son sus partes componentes, encerrados, respectivamente, en el cráneo y en el canal raquídeo. Del encéfalo, por pares, salen los nervios craneanos, y de la médula, los nervios raquídeos.
La parte más noble de todo el sistema nervioso es el encéfalo, formado por el cerebro, el cerebelo y el tronco espinal.
Sistema nervioso autónomo o vegetativo
Frente a un peligro inminente, nuestro cuerpo se perturba. Las piernas, por ejemplo, tiemblan, la sangre se paraliza y un puñal de hierro parece que penetra en la “boca del estómago”, en cuanto el pobre corazón se acelera. Todo automático. Es en vano mandar a las piernas parar. Es en vano querer que el corazón “deje de ser cobarde”. Las reacciones fisiológicas que caracterizan un estado emocional escapan completamente al control porque son desencadenadas por el sistema nerviosa vegetativo o vago-simpático.
Esquemáticamente puede ser divido en:
  1. Órganos centrales: tronco cerebral y diencéfalo, los cuales también forman parte, conforme lo sabemos, del sistema cerebroespinal.
  2. Órganos periféricos: simpático u ortosimpático y parasimpático o vago.

Nervio vago

https://image.slidesharecdn.com/examennerviovago-160229200142/95/examen-x-par-craneal-nervio-vago-6-638.jpg?cb=1457823219

http://accessmedicina.mhmedical.com/data/books/1622/harrison_ch29_fig-29-05.png

Responder a debate

RSS

Youtube Nuestro Canal

Steagnus Ha Vuelto

© 2017   Creado por drmatrix.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio